martes, 15 de mayo de 2007

Delicias sonoras en 'Ciudad de Dios'

Saludos a la muchachada blogotroter desde el más acá:

Hace ya unos cuantos días que no actualizo el Blogo Bizarro y no es por falta de tiempo (creo que no es necesario que os lo jure) sino más bien por dipsomanía de 'inspiración', felón término que podríamos traducir más justamente por el de 'ganas'.

Pero el apetito por lanzar unas líneas en la virtualidad bloggera ha vuelto a hacer sonar mis tripas. La causa principal es la razón de ser de este post: la banda sonora de Ciudad de Dios (2002), una increíble película de factura brasileña que hace poco me dejó asombrado por su historia, su impactante imagen, su gran ritmo y, claro, su tremenda BSO, impregnada de funk, soul, samba, bossa, pop e incluso una pizca de house. La perfecta simbiosis de imágenes y música situán esta cinta en la onda de películas como Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) y Malas calles (Martin Scorsese, 1973).

Los directores del filme, Fernando Meirelles (El jardinero fiel) y Katia Lundi, se sirven de la historia de un chaval que vive en el conjunto de favelas Ciudad de Dios (Río de Janeiro) para retratar el ambiente en el que, durante los 60, 70 y princpios de los 80, se cuece el crimen organizado: robos, tráfico de drogas, asesinatos... Ojo al dato, porque la película está basada en hechos reales, lo que confiere a la historia tintes mucho más estremecedores. Sin duda, se trata de un filme crudo, pero, a la vez, muy hermoso.

Pero es que no sólo la película en sí es sobresaliente, sino que también su banda sonora es realmente interesante. Si bien el disco original, distribuido por Warner, no contiene todas las canciones que suenan en el filme, sí cuenta con el score completo, es decir, con el material íntegro que se compuso especialmente para la película. Llegados a este punto, podemos ya diferenciar claramente dos partes en la BSO de Ciudad de Dios: a) el score, y b) las canciones de diversos artistas que se han utilizado también como parte de la música del filme.

a) Score: está compuesto por dos de los músicos actuales más currantes de Brasil en lo que a bandas sonoras se refiere: Antônio Pinto y Ed Cortes. Del segundo, poco he podido encontrar en la red de redes. Sin embargo, de Pinto podemos decir que ha compuesto la música de películas brasileñas como Estación central de Brasil (Walter Salles, 1998) y que incluso ha tenido sus escarceos con Hollywood escribiendo la BSO de Seduciendo a un extraño (James Foley, 2007) y colaborando en la de Collateral (Michael Mann, 2004). En definitiva, una especie de Gustavo Santaolalla a la brasileña -aunque no tan laureado-.

En contra de lo que podría esperarse de una película que se adentra en una realidad de la sociedad brasileña, Pinto y Cortes no echan mano de la samba y la bossa, es decir, de lo que podríamos entender como los dos géneros más mundialmente conocidos de la música popular brasileira. Cuál es la sorpresa del espectador cuando lo que escucha es, principalmente, música funk; sonidos que recuerdan si cabe a las bandas sonoras de peliculas policiales de los mercados norteamericano e italiano, entre otros, en la deácada de los setenta. De todos modos, no es extraño que los autores del score hayan echado mano del funk, pues el estilo empezó a pegar fuerte a principios de los setenta en Brasil, siendo una de las músicas festivas de las zonas marginales del país.

El primer tema, 'Meu nome é Zé', es, sencillamente, brutal: una descarga de funk con una efectista sección de metales -casi de big band-, todo ello precedido por el audio de una de las secuencias del filme, cuando entra en escena el personaje Zé Pequeño.

En el segundo track, 'Vida de Otário', el funk se mezcla con el rock encarnado por las guitarras distorsionadas, lo que recuerda en ocasiones al funk-rock de la gran Betty Davis. Algo parecido ocurre en 'Funk da Virada', donde se pueden apreciar algunos guiños a la samba.

También encontramos piezas húmedas y calientes, como 'A Transa' y 'Estória da Boca'.

Los únicos temas que más beben de la música popular brasileira son la samba 'Convite para vida' y la 'Batucada' remezclada por DJ Camilo y DJ Yah, que convierten la canción en una especie de trance house.

b) Otras canciones: la colección de canciones no originales del filme es también realmente buena. Hay pop 'hipioso' de la mano de uno de los grandes rockeros de Brasil de todos los tiempos, Raul Seixas, y su 'Metamorfose ambulante', incluida en el álbum 'Krig-ha Bandolo!' (1973). Por cierto, Seixas fue el primer artista que introdujo instrumentos electrificados en la música popular de Salvador de Bahía.

También encontramos a Hyldon, uno de los mayores exponentes de la música soul brasileña. De su álbum de debut, Na Rua, Na Chuva, Na Fazenda (1975), se ha extraido para la BSO de este filme la canción homónima, una auténtica gema de soul-pop frágil y etéreo.

'Nem Vem que Nâo Tem' es una bossa-pop con toque jazzeros de Wilson Simonal, la primera superestrella negra de la música popular brasileña -aunque, dicen, nunca llegó a deshacerse de la mala fama que se ganó cuando lo acusaron de que trabajaba para el Departamento de Órden Público y Social, que utilizaba métodos de tortura durante la dictadura que vivió Brasil en los años sesenta-.


Cartola


Encontramos, asimismo, funk facturado en los setenta brasileiros de la mano de un por entonces alocado Tim Maia. Para la BSO de este filme se ha elegido el groove pesado y sensual de 'No Caminho Do Bem', incluida originalmente en su álbum Tim Maia Racional (1974) -una vez más, encontramos ecos a Betty Davis-.

Pero, al menos para un servidor, la joya del álbum es la bossa melancólica y profunda 'Preciso me encontrar', del inigualable Cartola, una especie de alquimista que combina con sabiduría música y lírica. ¡Todo un descubrimiento! Compositor, cantante y poeta, su nombre real era Angenor de Oliveira. Un currante de la música que, paradójicamente, grabó su primer álbum a los 65 años. Tal es la influencia de este artista en Brasil que en 2001 -veintiún años después de su muerte- se fundó en Río de Janeiro el Centro Cultural Cartola.

'Preciso me encontrar' comienza con Cartola arrancando a su guitarra unos arpegios realmente tristes, ondulante montura sobre la que cabalga una especie de fagot u oboe que va tejiendo una extraña y melancólica melodía... La bossa toma ritmo de samba con los primeros versos del poeta: "Deixe-me ir, preciso andar / Vou por aí a procurar" ("Déjame ir, necesito andar / voy a buscar por ahí"). Versos que dejan entrever cierta esperanza en contraste con lo fatídico de la música. Horror y belleza... como Ciudad de Dios. Nunca antes había escuchado un efecto tan tremendo: el que se logra con la unión de unos versos sencillos, pero sinceros, y una música nostálgica. Profundidad y franqueza sólo comparables, quizás, a la de 'Los ejes de mi carreta', de Atahualpa Yupanqui. En fin... ahí abajo dejo un vídeo en el que el respetable puede escuchar este hermosa canción (no es un videoclip, sino un montaje de un particular).

De Cartola también se ha elegido para la BSO de esta película la deliciosa 'Alvorada', una samba alegre que regala sol para el corazón.

Hyldon


Una última nota antes de terminar este (largo) post: el actor que interpreta a Mané Galinha es Seu Jorge, a cuya carrera musical habría que echar un vistazo. Por el momento sólo escuché la interesante BSO que compuso para The life aquatic with Steve Zissou -un regalo del Chamo Candelas-: canciones de la época glam de David Bowie adaptadas al portugués y, algunas, en clave de bossa. Muy curioso.

Otro día hablaré de mi romance con Astrud Gilberto...

Brasil me atrapó en sus redes...


Trailer de Ciudad de Dios (2002)


'Preciso me encontrar', Cartola


'Alvorada', Cartola (1974)


'Metamorfose ambulante', Raul Seixas


'Changes', Seu Jorge (The life aquatic with Steve Zissou)

6 comentarios:

Sr. Nadie dijo...

Es curioso que aún sin sentir especial interés por ese tipo de música me dejas con la intriga de conocer más a fondo todo lo que mencionas. Anotado queda para poner a funcionar el "Ares" o, en su defecto, "Emule 0.47". Completísima la autopsia que le haces a la banda sonora de esta película. De paso, también me la descargo.
Un saludo compañero!

J. R. Bizarro dijo...

¡Qué lindo que nuestros posts produzcan efectos interesantes!
Gracias, camarada.
Salud!

José Guillermo Chacón Montes. dijo...

Hola estoy creando un periódico digital y me gustaría que colaborases conmigo.
Agrégame a Messenger y hablamos.
Un saludo. Jose Guillermo. Lonuestro27@hotmail.com

Su dijo...

¡Hola! Algunas de las canciones que suenan en Cidade de Deus y que no vienen en soundtrack son:

*So Very Hard To Go, interpretada por Tower of Power.

*Kung Fu Fighting, interpretada por Carl Douglas.

Ambas aparecen en la escena de la fiesta de Bene...

Anónimo dijo...

Impresionante película, impresionante banda sonora e umpresionante rewiew. FELICIDADES

mercedes sanz dijo...

De acuerdo con varias opiniones acá en considerar la banda sonora de esta película como algo más que excelente! Y gracias al usuario Su por nombrar el tema de Tower of Power, era la única canción que no podía identificar y que nunca la mencionan en ningún escrito alusivo a esta banda sonora. Tremendo soul!!!