sábado, 3 de febrero de 2007

Indios bailando claqué al ritmo de The Raymond Scott Quintette (Regreso)

Hola de nuevo, queridos blogotroters:

No escribo 'vuelvo', sino 'regreso'. Saturado por el efecto Penélope, el efecto Almodóvar y el de su última y premiada película, prefiero utilizar un sinónimo del manido verbo. Que me perdonen Gardel y Lepera, pues tan hermosa canción no merece tan sucia ignorancia.

Reaparezco, principalmente, para hacer una recomendación bizarra. ¡Qué menos!

Hace unos días, realmente no sé cuántos, iba conduciendo mi deportivo turbo bólido (turbólido) Renault Clío (qué desfachatez montar a una musa). Serían las siete menos veinte de la tarde o cosa así cuando de mi vetusto radiocasete, trasto con solera y malas pulgas, salió una jauría de sonidos disparatados. Por unos segundos aparté la vista de la carretera para atender a las arcadas del achacoso aparato. Después devolví, muy avispadamente, mi atención a la autovía, que me recordaba que no viajaba solo.

El radiocasete seguía contorsionándose ante los abigarrados sonidos que escupía, hasta que una voz familiar indicó que aquello era una canción que servía como cortinilla a El Ambigú, de Radio 3 (Radio Nacional de España). La voz, por supuesto, era la del director y conductor del programa, Diego A. Manrique, y el dial, cómo no, 96.0, es decir, Radio 3. Pero aquella música descabellada que sonaba no era la original, sino una adaptación de, atención al nombre, Racalmuto. Oídos bien abiertos ante tamaño descubrimiento. Escuchando al gurú Manrique y, más tarde, documentándome en la revista EFE EME, me entero de que los susodichos Racalmuto son una banda liderada por el saxofonista Miguel Malla (hermano de Coque Malla y ex componente de Los Ronaldos y Las Ruedas) que se dedica a intepretar temas de Raymond Scott, director de la orquesta de la CBS, además de músico experimental y pionero de la electrónica allá en los lejanos años cuarenta junto a Robert Moog. Scott es el autor de la música que en ocasiones utiliza como cortinilla El Ambigú.

Bien... vamos atando cabos.

Sigo leyendo el artículo de EFE EME sobre Racalmuto. El texto comienza así: "'War dance for wooden indians'. Miguel Malla recomienda entrar en www.youtube.com y teclear esa frase. Según él, ésa es la manera más rápida para conocer a Raymond Scott (...)". Así que, siguiendo el consejo de Malla, entro en el famoso portal y tecleo la frase indicada. Bien, el líder de Racalmuto tiene razón: el primer vídeo que aparece es 'The Raymond Scott Quintette - War Dance For Wooden Indians'. Me lanzo a la piscina de lo bizarro y desconocido esperando que el baño me siente bien y...

...nunca escuché nada igual...

...Poco a poco, la disparatada música me va enganchando y me voy hundiendo en una atmósfera densa, casi asfixiante...

...¿Por qué esta atracción? ¿Son los sonidos enredados? ¿Acaso el frenético ritmo? ¿Es el glamour del quinteto de Raymond Scott? ¿O el blanco y negro? ¿Son quizás esos indios bailando claqué como posesos?

Esa música encierra algo especial: un enigma, la fórmula mágica del placer... ¿qué sé yo?

Dos nombres...

...Raymond Scott...

...Racalmuto...

(Incluyo vídeo extraído de www.youtube.com, y fotografía de Raymond Scott)



1 comentario:

martu dijo...

madre mia! pero que les pasa, se han vuelto locos...me encanta. Te seguiré leyendo amigo bizarro.